viernes, 25 de abril de 2014

Se dice austera con zapatillas de lujo

Se dice austera con zapatillas de lujo
Vicecoordinadora del PRD usa calzado de la marca Salvatore Ferragamo de $9,600; son para una mujer “moderna y elegante”, señala la publicidad
 
Mientras pregona la bandera de la “austeridad” Ariadna Montiel Reyes, vicecoordinadora parlamentaria del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se pasea por el recinto legislativo con sus zapatillas negras de la marca Salvatore Ferragamo, cuyo costo es de nueve mil 600 pesos.
De acuerdo con la descripción en la página web de Salvatore Ferragamo, el calzado de Montiel corresponde a la colección primavera-verano 2014.
Son unas zapatillas de gamuza “con un accesorio de moño Vara en el frente” y “suela de cuero” para una mujer “moderna y elegante”.
La asambleísta que en 2012 cuando fue nombrada secretaria de la Comisión de Gobierno de la VI Legislatura prometió que impulsaría terminar con el derroche, ahora demuestra que tiene gusto por las marcas de renombre que alguna vez calzaron a estrellas como Marilyn Monroe y que en el siglo pasado se disputaban actrices de Hollywood.
Los precios de las zapatillas de esta temporada de Salvatore Ferragamo van de los seis mil a los casi diez mil pesos.
La perredista, miembro de la corriente Izquierda Democrática Nacional, liderada por René Bejarano, aunque se dice en favor de la austeridad, en su primer informe de actividades como asambleísta, gastó 15 veces más del monto que le asignó el órgano legislativo, la Asamblea les asigna para este fin cien mil pesos.
Para promocionar su imagen la líder de la corriente bejaranista destinó un millón 589 mil 600 pesos por el contrato de 15 espectaculares y siete anuncios publicitarios clasificados como vallas fijas.
Aunque ella representa a la delegación Coyoacán durante su primer informe actividades también promovió su imagen en las delegaciones Tlalpan y Benito Juárez, contraviniendo el artículo 228 del Código Federal de Instituciones y Procedimemientos Electorales (Cofipe) que establece que la promoción de los informes sólo debe hacerse dentro de su espacio de representación.
Otra prueba de su falta de austeridad es, como lo documentó La Razón, es que la asambleísta en su primer semestre de actividades recibió 193 mil pesos por atender sus módulos de atención ciudadana, pero durante ese periodo no reportó ningún trámite o que haya atendido alguna queja.
Montiel en reiteradas ocasiones ha afirmado que en la ALDF se debe terminar con el derroche y transparentar los recursos que se les destinen para realizar sus labores.


http://www.razon.com.mx/spip.php?article212610

No hay comentarios.:

Publicar un comentario