domingo, 20 de abril de 2014

Es "muy escaso" en México el número de jóvenes científicos

 
Es muy escaso en México el número de jóvenes científicos
 
Fallan los espacios y las plazas para doctores e investigadores, es el mayor cuello de botella

Desde la secundaria estamos perdiendo vocaciones, advierte el astrónomo Arcadio Poveda
 
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Domingo 20 de abril de 2014, p. 28
 
Falta de empleo, inversión insuficiente en innovación y tecnología, y la falta de una cultura científica en la sociedad, propician que en México exista un número muy escaso de jóvenes científicos, reconocieron investigadores eméritos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

En entrevistas por separado, coincidieron en señalar que las nuevas generaciones son muy talentosas, pero hay pocas oportunidades de inserción laboral para quienes optaron por una carrera científica.

Por ello hicieron un llamado a que se canalicen mayores recursos para el sector científico que permita el desarrollo de una mejor infraestructura en todo el país, más equipamiento, y que se le dé pertinencia a los centros de investigación en las distintas regiones del país.

Lo que está fallando son los espacios y las plazas para los doctores e investigadores que formamos. Ese es el mayor cuello de botella. Eso desalienta que se encaminen a la investigación científica. Tengo alumnos que han concluido su posgrado y no tienen empleo, y muchos se van a trabajar fuera del país, aseguró Lourival Possani Postay, investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Si queremos descubrir cosas nuevas, generar conocimientos que más tarde puedan ser susceptibles de generar patentes e innovaciones tecnológicas debe haber más recursos para la ciencia básica, agregó.

Arcadio Poveda Ricalde, destacado astrónomo mexicano y maestro de varias generaciones de científicos, afirmó que nuestros jóvenes tienen talento, pero son pocos, y lo son porque hay un problema de cultura general. No hay la convicción suficiente en la sociedad mexicana de la importancia de la ciencia.
Consideró que una de las acciones que se debe impulsar desde la secundaria y el bachillerato es fomentar una sólida formación científica.

Tenemos que sembrar en la cultura nacional el interés y la importancia que tiene la ciencia para salir adelante como país.
Poveda Ricalde, investigador emérito del Instituto de Astronomía de la UNAM, agregó que en esa tarea la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional de Ciencia y la Tecnología tienen mucho que hacer, porque en esos niveles educativos estamos perdiendo vocaciones, por eso debemos intensificar este mensaje desde la secundaria.

Muchas veces, explicó, se desalienta a los jóvenes al preguntarles ¿para qué estudias ciencia?, te vas a morir de hambre, ¿de qué vas a vivir?, pero eso no es cierto”, pues quienes saben hacer mejor las cosas, son precisamente los mejor formados y remunerados.

Octavio Paredes, experto en ingeniería bioquímica e investigador del Cinvestav-Irapuato, aseguró que en México se ha olvidado la importancia de fortalecer los centros de investigación, en particular los vinculados al desarrollo del agro.
Los hemos despedazado, ahí está el Instituto Nacional de Investigaciones, Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Quienes dirigen este país olvidan la importancia que debe tener el desarrollo del sector primario, pues de lo contrario difícilmente vamos a avanzar.
Destacó que tampoco se ha cumplido con el objetivo de vincular a los centros de investigación con los problemas de la sociedad y el sector productivo, con el propósito de que ciencia y tecnología puedan aportar a la solución de los grandes problemas nacionales.

 http://www.jornada.unam.mx/2014/04/20/sociedad/028n1soc

No hay comentarios.:

Publicar un comentario